YouTube


Twitter


¿Quiénes somos?

Somos un movimiento de la Sociedad Civil Venezolana que ha asumido los mandatos establecidos en los artículos 350 y 333 de la Constitución. Fuimos los proponentes y ayudamos a realizar la Consulta Popular del 16 de Julio de 2017, jornada que recogió la voluntad de un país que despertó y decidió hacerse libre. La grandeza del mandato de esa Consulta se sobrepone a la miseria de los intereses que se oponen a su implementación.

El 16J, en efecto, más de siete millones y medio de venezolanos manifestamos nuestra voluntad de iniciar y orientar el cambio urgente que el país necesita, y nos comprometimos a participar en la tarea libertadora de defensa, rescate y reconstrucción de Venezuela a través de:

  • Rechazar y desconocer el proceso fraudulento de convocatoria a una constituyente sin consulta previa a los venezolanos, que implica desconocer a la asamblea Nacional constituyente ilegítima y fraudulenta.
  • Exigir a la FAN y a todos los organismos y personas del sector público, el cumplimiento y respeto del contenido de los artículos 328 al 330 de la Constitución.
  • Ratificar la decisión soberana de la Asamblea Nacional para iniciar, de inmediato, la renovación de los poderes públicos, y apoyar y convocar la realización de elecciones libres y transparentes en todas las instancias requeridas, como las mencionadas, incluyendo la nacional, para la instauración de un Gobierno de Unión Nacional para la reconstrucción del país.

Como entidad organizada, el Movimiento Libertadores reúne a representantes y miembros de todos los sectores de la sociedad civil, en particular a quienes han venido luchando, de muchas maneras, y desde mucho tiempo atrás, por la democracia y la justicia para todos por igual en nuestro país.


Definición de agenda 2018 - Minuta de reunión 29/12/2017.

Objetivo

¿Qué objetivo perseguimos?

Nuestro objetivo está reflejado en nuestro origen y nuestra actividad. Queremos fortalecer a la sociedad civil organizada para que su esfuerzo, aunado al de otros actores relevantes, como son los partidos políticos democráticos, de amplio espectro doctrinario, y la comunidad internacional, contribuya a restablecer el orden constitucional democrático en Venezuela.

Desde ya, intensificaremos el trabajo que venimos haciendo, desde cada agrupación de la sociedad civil, coordinando lo más posible todos los esfuerzos en ese sentido, para aliviar y resolver los problemas urgentes del hambre, la salud y la seguridad del pueblo venezolano, soluciones que solo podrán consolidarse mediante un gobierno de transición a la democracia.

Logrado un cambio de gobierno, haremos lo propio para contribuir a que el país se enrumbe al desarrollo, lo que implica crear capacidades y oportunidades para todos; asegurar la vida democrática republicana y el imperio de la justicia para todos; dejar atrás el rentismo, y recuperar la soberanía económica, territorial y geopolítica.

Para alcanzar estos fines, por su significado de bastión y cúspide de la fuerza organizada del pueblo soberano del presente y de todo su pasado histórico, perseguimos hacer valer, profundizar y generalizar la decisión soberana que emergió de la Consulta Popular del 16J, sumando cada vez más organizaciones y personas, del más amplio espectro doctrinario, ideológico, ocupacional, económico, cultural, de la sociedad civil, tanto por su representatividad sectorial, gremial, etc., como por su liderazgo territorial y comunitario, o por su autoridad personal, en alianza con todos los sectores democráticos y con los actores de la comunidad internacional que se pongan de lado de nuestro país, mediante la cooperación y el respeto a nuestra calidad de república soberana.

Camino

¿Qué camino emprendemos?

Los mandatos del 16J, producto de la única elección popular legítima y no manipulada que se ha realizado en Venezuela después de la elección de la AN realizada en diciembre de 2015, señalan el camino que el pueblo soberano ha decidido que debemos seguir en este momento histórico, y no pueden ser ignorados.

La historia olvidará los fraudes y los enfrentamientos egoístas de los últimos tiempos y del pasado en general, pero siempre reconocerá que el civismo unitario, desde las urbanizaciones de la clase media, hasta los barrios populares; y el heroísmo que asumieron nuestros ciudadanos en la lucha del año 2017 por recuperar su libertad y soberanía, son la máxima expresión de voluntad política del pueblo venezolano.

Voluntad que expresa, más allá de legítima desobediencia civil, obediencia constitucional a la que estamos obligados todos los venezolanos, en particular los demócratas, pues la Constitución nos manda a desconocer a este régimen y sus instituciones ilegítimas, en particular la ANC (artículo 350), y a sustituirlos (artículo 333), camino que retomamos ahora con más empeño y espíritu unitario que nunca.

En función de ello, nuestro primer planteamiento es hecho a la directiva de la AN, y a todos y cada uno de sus diputados, recordándoles la obligación que adquirieron con toda la sociedad venezolana al recibir de ella los mandatos del 16J, exhortándolos a designar de inmediato un CNE legítimo, integrado por ciudadanos civiles de reconocida probidad y conocimiento, sin ninguna filiación partidista, el cual brinde al soberano las garantías necesarias para la realización de unas elecciones transparentes y sin ventajismos.

Contar con un nuevo CNE es urgente para impedir la comisión de más fraudes por el régimen que ejerce el poder, por lo que -de producirse más dilaciones en su designación- solicitamos del TSJ legítimo, actualmente constituido en el exilio, que asuma directamente la elección de sus miembros.

Partiendo del principio de que la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce mediante el sufragio, y estando ante el secuestro de las autoridades llamadas a servir de árbitros electorales, planteamos al país que debemos prepararnos para realizar, desde la sociedad civil, y con la participación de todos los actores políticos que nos apoyen en Venezuela, los comicios necesarios para elegir presidente de la república, gobernadores, consejos legislativos, alcaldes, consejos municipales, consejos comunales, gremios y sindicatos en todo el país.

Impulsaremos asambleas populares en todas las comunidades del país, para que sean los propios ciudadanos, organizados, quienes asuman su soberanía y sus auto-gobiernos en cada uno de sus espacios, para llenar el tremendo vacío que la falta de gobierno nos ha dejado en todos los ámbitos.

Así, nuestro segundo planteamiento es proponer a todo el país que no sólo cumplamos los mandatos del 16J, sino que los profundicemos y los generalicemos, unidos todos en una nueva alianza, más inclusiva y poderosa.

En efecto, en vista de los últimos acontecimientos, que reafirman la falta de independencia de los poderes públicos y la voluntad del régimen de acudir siempre al fraude electoral, proponemos a los venezolanos, en particular a todos los liderazgos políticos que han adoptado la estrategia del coraje, sumar esfuerzos para aplicar los artículos 350 y 330 de la Constitución, que lleven a la elección, usando los métodos del 16J, de gobiernos legítimos en todas las instancias nacionales y territoriales, puesto que las elecciones de gobernadores realizadas el 15 de Octubre, mediante el CNE fraudulento, y las venideras, carecen, y carecerán, respectivamente, de toda legitimidad, y las desconocemos desde ya.

Llamamos para esta tarea soberana, una vez más, a la Fuerza Armada Nacional y a todos los funcionarios públicos honestos, conscientes del momento histórico y de su obligación constitucional, para que se pongan del lado del pueblo, y nos acompañen en el rescate de la República.

El Movimiento Libertadores adoptará como parte de su actividad normal, el apoyar, potenciar y coordinar con los demás sectores, la fuerza y entidad de cada componente sectorial y comunitario de la sociedad civil para lograr los objetivos de libertad, paz y progreso que unen a toda la sociedad, incluidas las metas de sus luchas reivindicativas. Todo en el contexto de nuestra lucha política general.

Especial mención merecen las actividades que el Movimiento Libertadores realizará en el ámbito internacional, donde surgen apoyos no solo políticos y diplomáticos, sino del tipo de ayuda humanitaria, con lo cual estaremos al frente para propiciar y ayudar, como hemos dicho, especialmente a los barrios populares y a los más necesitados.

Pacto

Un Pacto Republicano

Con la finalidad de poner en marcha la acción política esbozada, proponemos a todos los factores de la sociedad venezolana hacernos parte de un gran pacto político-social, que llamamos Pacto Republicano. El Pacto consiste en una alianza de amplio espectro, integrada por las fuerzas políticas que hayan adoptado la estrategia del coraje, incluyendo a los independientes, al chavismo democrático, a los representantes civiles de la fuerza armada y a los miembros de la comunidad internacional alineados con nuestros objetivos. Se persigue coordinar acciones que estén alineadas con los intereses de quienes padecen los rigores de este gobierno oprobioso: el pueblo venezolano. Más allá de los intereses naturales de los partidos políticos por ser electos a cargos de representación. El borrador de dicha propuesta de pacto, cuya forma definitiva debe ser adoptada por los jugadores de la alianza, de mutuo acuerdo, está anexo a la presente comunicación en nuestro sitio web https://www.movimientolibertadores.com.

Mensaje

Mensaje y exhortación final

Finalizamos nuestro mensaje afirmando que Venezuela puede contar con nosotros para defender la Constitución y para labrar, junto a todos sus hijos, el futuro de esperanza, libertad, justicia y progreso que anhelamos y merecemos.

Hoy más que nunca, el espíritu con el que se constituyó el Movimiento Libertadores sigue vigente, pues necesitamos con extrema urgencia liberarnos de este régimen dictatorial. Está planteado fortalecernos en un movimiento cada vez mayor de integrantes de la sociedad civil, para seguir con nuestra lucha, profundizarla, ampliarla, y generalizarla a todos los espacios territoriales, y al ámbito internacional.

Reafirmamos, en fin, que nuestro compromiso del 16J sigue intacto y hacemos, una vez más, un llamado al sector político a asumir los mandatos de entonces.

Exhortamos una vez más, a los demás sectores sociales y políticos a sumarnos todos a un Gran Pacto Republicano, para establecer un nuevo liderazgo sobre bases sólidas, democráticas, inclusivas de todas las fuerzas que tenemos los mismos objetivos, para que esta acción mancomunada y potenciada nos permita enfrentar exitosamente los retos de libertad, paz y progreso para todos, que tenemos planteados.

Finalmente, agradecemos a la Comunidad Internacional todo su apoyo por restablecer la democracia en Venezuela, y le planteamos que siga elevando la voz de los demócratas de todo el mundo y presionando con nosotros para que retornemos a la democracia y podamos iniciar la reconstrucción de nuestro país.

Documentos